El error en el caen muchos de quienes se inician en el comercio electrónico es pensar que con crear la tienda online el trabajo ya está terminado y podrán sentarse a esperar a sus clientes algo que nos explica muy bien en https://www.comerciorapido.com/. Lo cierto es que se trata de un trabajo constante y con mucho compromiso para que se generen ventas y visitas de posibles interesados.

Porque sabemos cómo puede afectar a tu negocio este tipo de errores y otros que veremos en un momento, te traemos los 5 motivos por los que tu tienda ecommerce no vende. Identifica y examina si estás cometiendo algunos de ellos y ponte en marcha para empezar a mejorar:

Títulos poco convincentes y sin relación con el contenido

Si algo debemos tener claro es que en la actualidad el contenido debe ser muy visual, por ello es necesario que usemos títulos para hacer un tipo de resumen de todo lo que ofrecemos al cliente. No temas con usar títulos concisos y claros en los que demos a conocer lo que reúne el contenido, pues los clientes de inmediato rechazan todo aquello que no va ligado con lo que los trago a ello, como un título que no concuerda con el resto del contenido.

Los títulos deben ser atractivos y ser capaces de enganchar al cliente para que se anime a leer lo que tenemos para ellos, así que trabaja en crear títulos más atractivos.

 

Desconocer el patrón de lectura de usuarios

Existen muchos estudios aplicados al comportamiento de los usuarios de Internet ligados a la forma como se lee el contenido y se elige. Por lo tanto, desconocer cómo buscan la información los usuarios y cómo visualizan la página en cuestión de segundos, podría ser un error potencial al no ser visualmente atractiva para ellos.

Este patrón está relacionado con una lectura rápida de los principales títulos y subtítulos que tengamos en el contenido, además debemos evitar colocar enormes bloques de texto en esta zona, ya que los usuarios no verán realmente todos los titulares, sino que debemos intentar hacer un resumen de invitación en dos o tres renglones, por ejemplo.

 

Mucho tiempo de carga de la página

Sólo tenemos un par de segundos para lograr quedarnos con el visitante, y si estos segundos se convierten en una eternidad en el tiempo de carga de la página, fácilmente los perderemos y cerrarán rápidamente el sitio.

Es sumamente importante que prestes atención aj cuánto tiempo que demora tu sitio en cargar y buscar la forma de optimizar este tiempo. Preferiblemente asegúrate de evaluar eso antes de lanzar el sitio, ya que como sabes, la primera impresión es la que cuenta, y en el comercio electrónico, este sí aplica.

 

Estructuración desagradable del contenido

Hablamos de una estructuración desagradable visualmente para el usuario. Esto puede depender de varios aspectos, entre ellos la altura de las líneas de texto, las márgenes y esencialmente en mayor medida la tipografía que hayas elegido. Este último aspecto comprende una de las más importantes influencias en la lectura del usuario, especialmente en el ecommerce. Si el contenido está mal estructurado y además de ello con una tipografía no muy fácil de leer para el usuario, no será opción quedarse dentro de la página.

 

Navegación tediosa en la tienda

Similar al contenido de texto e imágenes que pongamos en nuestro sitio, la navegación por la página debe ser muy sencilla para el usuario, de tal forma que pueda encontrar todos los temas necesarios muy fácilmente. Permite que la página sea clara con lo que ofrece y facilita los medios de contacto.

Por otro lado, ten cuidado de no saturar la página visualmente, agrega algunos campos relevantes para él que, poniéndote en la posición de cliente, crees que serían de tu interés. Sé innovador y facilita a tus usuarios todo lo que necesitan.

¿Estás cometiendo alguno de estos errores? Entonces ahora sabes porqué tu tienda online no registra visitas en volumen ni compras. Aunque sencillos, lo cierto es que en el ecommerce este tipo de errores los usuarios no los perdonan, debido especialmente al nivel de sitios online donde pueden encontrar los mismos productos, por ello, mejorar tu operación debe ser una de tus prioridades para lograr diferenciarte.