Es una queja muy habitual dentro del mundo del diseñador web lo poco que se cobra. Que hay demasiados ‘cuñados’ y gente poco profesional que hace páginas web tiradas de precio pero por contra sin calidad.

Si quieres diferenciarte de toda esta gente debes de aportar valor. ¿Y cómo se aporta valor? Aquí te lo cuento.

 

Diseño orientado al cliente

Una persona sin experiencia sabrá instalar el wordpress, instalar una plantilla y añadir plugins pero tú te vas a diferenciar cubriendo una necesidad o solucionando un problema. No solo haces páginas web sino que esas páginas se diseñan buscando un objetivo, que tu cliente gane más. Y, por otro lado, que el visitante tenga una buena experiencia de usuario (UX). No tiene sentido que existan botones que no aporten nada, ni tampoco elementos que sean difíciles de ver, se busca la sencillez y que el usuario sepa a donde va en todo momento y no ande perdido por la página web. Si te interesa el mundo UX aquí tienes master ux madrid.

 

Bien maquetado

Una característica de los no profesionales es que hay fallos gordos de diseño. Objetos descolocados, letras super enormes, mezcla de colores sin seguir una identidad de marca… son algunos de los típicos errores. Tú como profesional que eres no te puedes permitir fallar en esas cosas. Las páginas web diseñadas por ti se tienen que ver bien en todos los dispositivos.

Pero no sólo eso es suficiente, la página tiene que ser rápida (si trabajas con wordpress te pueden ayudar estos plugins). Otro fallo muy común es no optimizar las imágenes. Tengo visto imágenes de 1MB en algunas páginas web, eso es una auténtica barbaridad.

 

SEO

Un diseñador web tiene que saber algo de SEO. Mi opinión es que tiene que saber un SEO orientado a web (SEO onpage). No se trata de optimizar una página web para que esté de primera en Google, pero sí para tener una base mínima de optimización. ¿Qué considero yo por base mínima? Instalación y configuración de un plugin de SEO, optimización de imágenes y comprobar velocidad para estar dentro de unos buenos parámetros.

 

Contenidos y fotos cuidadas

Si el cliente nos envia malos contenidos y fotos desastrosas, es el momento de hablar con él y aconsejarle que si quiere vender más, tiene que cuidar estos aspectos. Hay profesionales de redacción de textos (copywriter) y fotógrafos muy orientados al mundo del diseño web.

Cuando yo comencé con el diseño web (por el 2002, ya llovió desde entonces jaja), se hacían páginas web básicas con html y css. Se miraba de tener página web y nada más. Hoy en día el tema es otro, que no tengan página web son los pocos. En unos pocos años se ha evolucionado muchísimo, se hacen páginas web alucinantes y cada vez la gente busca mejores diseños, con buenas fotografías, con buenos textos, con formularios colocados para captar, todo está muy estudiado. Si queremos cobrar por nuestro trabajo, tenemos que estar en esa línea y no en la de trabajos que hace cualquiera siguiendo un videotutorial de YouTube.

 

HTML y CSS imprescindibles

Siguiendo un poco lo anterior, si queremos distinguirnos tenemos que ser profesionales. No se trata de saberlo todo, por supuesto, pero tenemos una clara diferenciación si estamos formados. Como comentaba antes, muchísima gente sin ser diseñador web sabe instalar un wordpress y una plantilla, ¿le convierte eso en diseñador web? Si el cliente le pide cambiar unos botones rectangulares para que sean con borde redondeado, ¿le dice al cliente que no se puede hacer? Ahí está la diferencia, la formación es esencial. Si no está contemplado en el presupuesto y el cliente quiere ese diseño será cuestión de presupuestarle ese cambio. No de decirle que no se puede hacer. Todo se puede hacer, otro tema es el coste.

 

Colaboraciones

Es algo de lo que peco, pero en los últimos tiempos si que veo que es esencial. Tener una red de colaboradores de confianza (copywritter, programador, fotógrafo…) puede ayudarte a dar un servicio de calidad a tus clientes. Las páginas web son cada vez más complejas y ya hay profesionales específicos para cada parte.

 

Formarse

Y ya como último punto, es esencial formarse. Si yo desde el 2002 no me hubiera formado, hoy en día tendría que dedicarme a otra cosa. Este es un sector en el que tienes que estar en continuo aprendizaje, si no estás dispuesto, mejor dedícate a otra cosa, porque este sector es así. La parte positiva es que nunca vas a poder aburrirte y siempre tendrás la opción de pivotar de una especialidad a otra. Si te interesa la experiencia de usuario o los videojuegos podrás formarte con másteres u cursos. Tendrás que invertir en formación pero después podrás generar ingresos por esos conocimientos.