Si estás en el caso de que tienes tu página web pero pasan las semanas y tienes pocas visitas, no creas que es algo único que solo te pasa a ti. Es más común de lo que imaginas. También ten en cuenta que, tener miles de visitas, no te asegura que tu página web sea rentable.

Lo importante es que entren usuarios que sean tus potenciales clientes. Hay páginas que con 100 visitas diarias son totalmente rentables y otras no. Así que olvídate de si son muchas o pocas, lo importante es que esos usuarios sigan un recorrido por tu página y se acaben convirtiendo en clientes. Optimiza bien todo el proceso para quitarle partido a tu página web.

Este es el proceso normal:

Te voy a explicar cada parte, por lo que sigue leyendo y verás que incluye cada apartado.

 

1.- Atrae a tus potenciales clientes a tu página web

Eso lo puedes conseguir por ejemplo, con artículos del blog orientados a ese público objetivo. ¿Dónde están tus potenciales clientes? ¿Utilizan Instagram?¿O están en Linkedin? ¿En que redes sociales están? ¿Están en foros? Ahí es donde tienes que buscarlos.

Serán visitantes a tu página web y lo que te interesa es que pasen a la siguiente fase, que se conviertan en suscriptores registrándose en tu lista de correo.

En esta fase es importante que el diseño sea claro, sencillo y se vea todo bien. Otro punto muy importante a tener en cuenta es que la página web genere confianza y esté orientada al cliente que se desee captar. Si tienes mal orientada la página web te puede pasar que captes emails de personas que no van a ser tus potenciales compradores. Ojo con esto.

 

2.- Consigue suscriptores

Los suscriptores te dejan algo muy valioso, su email.

Tendrás el contacto de tus clientes potenciales. Personas que han entrado en tu página web, les ha gustado lo que vieron y te han dejado su correo electrónico. Son tu máxima prioridad.

No les defraudes. Esperan que no les envies SPAM y les envies información de su interés.

Busca un email marketing barato para comenzar y verás como fidelizas a tus suscriptores. Cuentales las novedades, ofreceles descuentos, envíales contenidos gratuitos y datos interesantes para ellos. Ayudales a solucionar sus problemas. Dales calidad.

También comprueba la frecuencia ideal de envio. Si les envias demasiado, no les gustará y se acabarán dando de baja.

3.- Y los suscriptores se convierten en clientes

Y después de un tiempo, véndele tu producto a ese suscriptor, pero después de haberlo fidelizado. Aquí te dejo un email de venta que te ayudará bastante. Así conseguirás que se conviertan en clientes. Creales un producto perfecto para ellos, para que queden totalmente satisfechos. Para lograr esto, es importante que los conozcas, que tengas definidas sus prioridades y lo que necesitan. Para que el producto funcione, no te olvides que tiene que cubrir una necesidad.

Siempre se pierden visitantes que no se suscriben con el email y suscriptores que no se convierten en clientes. Pero siempre quedará un porcentaje que comprará tu producto, de eso no te quepa la menor duda. Es importante tener optimizado todo el proceso e ir mejorandolo poco a poco para que cada vez tengamos más clientes con el mismo número de visitantes.

Como puedes ver, con email marketing podrás ir fidelizando a tu cliente paso a paso, sin agobios y con todo medido. Es una arma muy poderosa de venta, pues el cliente acabará comprando por fidelización y no por impulso.